Dos fotografías. Una imagen. Dos mundos en colisión. Una historia.

Siempre he pensado que el arte ha de servir, también, como vehículo de expresión y denuncia social, como herramienta para rebelarte contra esas cosas que te preocupan, que te parecen injustas, que te resultan incómodas. Que sí, que en muchas ocasiones nos quedamos sólo con la belleza de las cosas hermosas, con la evasión que…