Arte plástico (y oceánico)


Cinco años. Cinco, lleva, la artista Thirza Schaap
dedicándose a crear esculturas a partir de los restos de plástico que recupera
de la costa de Sudáfrica. Este proyecto, que ha titulado, Plastic Ocean une lo mejor de la
fotografía y de la escultura para llevarte a través de un viaje sensorial. Un
viaje que muestra el choque de dos mundos, de dos realidades, la nuestra (y la
extrema – todavía – presencia que tiene el plástico en nuestras vidas) y la de
un planeta que empieza a agonizar.

En manos de Schaap, cada objeto de Plastic Ocean acaba
convirtiéndose en arte, usando composiciones mínimas y agradables, creaciones
que estéticamente funcionan y resultan algo paradójicos, como si pudieran
disimular el daño que le hacen al planeta detrás de esos colores
estratégicamente elegidos. Pero esa sensación se desvanece rápidamente, la
parte lúdica que los maquilla no tarda en dar paso a su realidad, a esos
recipientes vacíos, a esa destrucción que llevan inherente.

Nada mal, como mensaje, nada mal..

A %d blogueros les gusta esto: