La vida tranquila, la vida mejor…

No te engañaré, con los años uno aprende a valorar más el tiempo. Igual por esa razón miras con otros ojos y disfrutas más aquellas cosas, aquellos momentos, aquellos lugares, que te permiten detenerlo o, como mínimo, transformarlo. Degustarlo. Sentir que tienes un poco más de control sobre él. Aunque – sólo – sea una ilusión. Toda esta reflexión me sirve, hoy, para presentar a Clover Robin, una artista británica, una maestra del collage, que te propone descubrir a través de sus creaciones un mundo que destila eso, pausa, tranquilidad, silencio.

Y es que los cuadros de Robin son, seguro, encantadores. Sencillos. Casi te diría que pueden resultar terapéuticos, como si al mirarlos, como si al descubrirlos, tuvieras la oportunidad de adentrarte en ellos y desconectar, sentir esa calma, ralentizar todo lo que te rodea. Imaginarte ahí, en esos pueblos que dibuja, en esos entornos en los que no existe la prisa. Para nada.

Clover estudió diseño de patrones en el Leeds College of Art and Design y, luego, completó un máster en Diseño Textil Futuro en el Central Saint Martins. Todo ello, le ha llevado a desarrollar un estilo muy propio y reconocible que no sólo le sirve para dar vida a sus creaciones personales, también le ha permitido trabajar con marcas, editoriales de moda y otras publicaciones que buscan, en sus creaciones, conectar con esas raices que todos añoramos un poco.

Disfruta (con calma).

A %d blogueros les gusta esto: