A veces has de parar un segundo…

A veces has de parar un segundo…

… porque, por supuesto, esta vorágine que nos rodea amenaza con consumirnos lentamente (o no). Así que lo necesitas, necesitas parar, descansar, relajarte, sentir que todo lo que pasa más allá fluye, sin ti, está bien que sea sin ti, sin más, sin condiciones, sin que nadie se escandalice porque tú hayas elegido bajarte. Elegir es un lujo. Que no sólo vas a vivir de lo material. Lo sabes.

Así que eliges parar y, ya puestos, te decides por dedicar un momento a contemplar los paisajes que Claire Droppert ha capturado con su cámara. Son imágenes cargadas de una contagiosa calma, de una sensación intensa de tranquilidad, como si en esa ausencia de sonido, de tensión, de estrés pudieras encontrar la inspiración para volver al otro lado del espejo.

Tal vez sólo esté desvariando.

No lo sé.

En todo caso, enjoy






























A %d blogueros les gusta esto: