El blanco y negro sólo es mágico cuando es, de verdad, blanco y negro

Ya, vale, debes estar flipando con el titular de esta pieza, pero todo tiene un sentido (que en este caso, no te voy a explicar aunque, tal vez, puedas llegar deducir). Esto se trata de poner foco en una realidad: nos gusta (mucho, muchísimo) la fotografía en blanco y negro. Mucho. Pero no cualquier fotografía en blanco y negro es una fotografía en blanco y negro, y no todas las imágenes que ves en blanco y negro están pensadas para ser vistas en blanco y negro. Y claro, así no siempre se protege la magia del blanco y negro.

¿Ha quedado claro que esto va de blanco y negro?

Gabriel Guerrero Caroca es un fotógrafo brutal que está recreando su propio universo monocromático a partir de un uso maravilloso del blanco y del negro. Contrastes. Luces. Es un viaje impactante, extraordinariamente visual, poético, prácticamente, que sí pone a prueba todo lo que la fotografía puede ofrecer cuando se trata de construir una historia.

Y menuda(s) historia(s).

Enjoy

A %d blogueros les gusta esto: