Teenage Dream(s) stroke by stroke, oh baby…

Teenage Dream(s) stroke by stroke, oh baby…

Dime, ¿te acuerdas de todo lo que querías ser cuando tenías quince años? (Si todavía los tienes o te quedan cerca, contéstame dentro de 15 o 20 años, no hay problema). Existe algo melancólicamente romántico en recuperar aquellos años, echar la mirada atrás y perderse en el recuerdo de lo que soñábamos entonces. Por esa razón, las – fabulosas – pinturas de Mark Tennant resultan tan magnéticas.

Tennant te lleva directo a lo que fuimos, o a lo que veíamos a nuestro alrededor, a las aventuras que contamos o que nos contaron, a los momentos que empezaron a construir nuestro futuro. Ese que, hoy, es nuestro presente. Porque lo que fuimos explica lo que somos.

A %d blogueros les gusta esto: