Cuando el Sol Negro resulta hipnótico

Estorninos. Bandadas de estorninos. Hipnóticas bandadas de estorninos. Un cielo cubierto por hipnóticas bandadas de estorninos. ¿Poesía visual obra de la naturaleza? Puede ser. No me negarás que son un espectáculo por sí mismas. Pero cuando añades la habilidad de Søren Solkær para capturar ese vuelo imposible, esas formas sorprendentes, esos instantes de pura magia, el cuadro resultante es puro arte. Maravilloso.

BLACK SUN es su homenaje a los paisajes de Dinamarca y, en cierta forma, a su propia infancia. Y es que en esos campos se reúnen un millón de estorninos durante el verano y el otoño. Las formas que crean resultan cautivadoras, se convierten en protagonistas del cielo rivalizando, incluso, con el astro rey. Y es que pocas cosas pueden superar la fastuosidad de la naturaleza desatada.

Disfrútalo…

(Gràcies, amic Ignasi Marset, per la recomanació!)

A %d blogueros les gusta esto: