Memorias que se derriten en un cerebro creativo como pocos…

‘Memorias que se derriten’ podría ser, perfectamente, el título de un libro. Lo sé (qué pena que ya no me dedique a escribir ficción…). Pero también es (y aquí no hay condicional que valga), el título del último proyecto del artista norteamericano Refik Anadol: ‘Melting Memories’.

Spoiler, vas a flipar.

Lo que estás a punto de ver es el funcionamiento del cerebro de Anadol. El artista se sometió a una serie de pruebas para, a través de electroencefalogramas, ser capaz de medir los cambios en las ondas que medían su actividad cerebral y así comprender mejor como ésta funcionaba en función de los diferentes estímulos a los que se sometía.

Todo esto, pasado por su mirada creativa a través de pinturas basadas en esas ondas neuronales, de esculturas construidas a partir del uso de la data aumentada, y proyecciones de luz, construyen una exposición rara como pocas, pero también alucinante (y algo alucinógena).

Juzga por ti mismo…

Enjoy!

 






A %d blogueros les gusta esto: