Creatividad Fotografía

¿Y si todo lo que te rodea fuera mucho más de lo que ves?

Pasa el tiempo y la memoria se hace perversamente olvidadiza. Así son las cosas. Imagínate, por ejemplo, que algo te gusta mucho, llama poderosamente tu atención, y decides publicarlo porque “si le pones un poco de #creatividad, el mundo se ve mejor“. Supón que un año y medio más tarde te vuelves a topar con lo mismo y piensas: “sí, #estoesphusions” sin recordar precisamente eso, que ya lo fue. Maldita memoria. Maldito olvido

Lo que pasa es que cuando una cosa te gusta y tras tanto tiempo te sigue gustando, quiere decir que no es que sea buena, es que es muy buena. Así que hoy, una vez más (sí, algo parecido ya me pasó con Diego Cusano, en su día), un artista repite en Phusions y lo hace por la puerta grande. Se trata de Rich McCor, este fantástico fotógrafo que inmortaliza algunos de los lugares más emblemáticos del planeta convirtiéndolos en algo muy diferente usando, tan sólo, una silueta negra recortada en una hoja de papel.

@paperboyo te invita a un viaje en el que nada de lo que has visto es, realmente, lo que tú pensabas, sino mucho más. Un viaje en el que cualquier edificio, cualquier puente, cualquier lugar (por remoto que sea), puede tener una historia tan cautivadora como tu imaginación sea capaz de construir.

Enjoy!

View this post on Instagram

I'm struggling with a caption about this building so instead I'll tell you about the Ninja Restaurant I went to after I took this photo. Yup-a Ninja Restaurant. As soon as I walked in the un-assuming entrance things got weird; I was greeted by a Ninja who jumped out of no-where (if you can call that a greeting). He then hurried me underground through a labyrinth of hidden doors, waterfalls and over a bridge that appeared & then disappeared (at which point I wondered if it was Richard O' Brien under the Ninja outfit because it was very Crystal Maze like). Anyway eventually we end up in a mini courtyard and this is where I'm seated. Richard O'Brien bows, leaves and then pretty much immediately returns with a black cocktail (which was surprisingly delicious) & suggests the Tasting Menu. I decide it's probably best not to disagree with a Ninja (and I've always liked Richard O'Brien) so I agree with his suggestion. I think there were nine dishes and each one was served with a flourish- something was either set on fire, cut with a sword, floating on dry ice or was decorated lavishly (and of course Richard O'Brien is on hand to refill your mysterious black cocktail throughout the night). Everyone also gets a visit from the Master Ninja but I won't ruin the surprise. It was a fun night- I can totally recommend it if you're in Tokyo- the restaurant is called Ninja Akasaka (Sorry to those that won't get the Richard O'Brien reference) #TokyoTokyo @tokyotokyooldmeetsnew #SponsoredPost #DentsuBuilding

A post shared by paperboyo | paper creative (@paperboyo) on

Ah, por si no entiendes cómo lo hace, mira estas fotografías y alucinarás (si no lo has hecho todavía…) con el resultado final que este artista consigue en sus obras. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: